Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer un correcto funcionamiento y una navegabilidad óptima.
Para más información, consulta nuestra política de cookies.
ACEPTAR TODAS LAS COOKIES
CONFIGURAR LAS COOKIES A UTILIZAR
COVID-19. Casos activos en Adeje
(a 29 de noviembre de 2021, 14:45 horas)
88
88
Casos activos por COVID-19 en Adeje
Bienestar comunitario  >  Mayores  > En sus brazos

En sus brazos

En esta nueva edición del tradicional Belén de Mayores Adeje, nuestros belenistas ofrecen, a todos y todas sus visitantes, una experiencia nueva e innovadora, donde podremos disfrutar de 6 dioramas representativos de pasajes del nacimiento.

  •  La Anunciación del Ángel a María.
  • El sueño de José.
  • El anuncio a los Pastores.
  • El Nacimiento de Jesús.
  • Llegada de los Reyes Magos a Jerusalén.
  • La Huida de la Sagrada Familia a Egipto.

Todos ellos dispondrán de un código QR donde podrás leer o escuchar los pasajes de cada escena, narrados de una forma diferente.

En la ciudad de Nazaret, en Galilea, vivía una joven virgen llamada María que se encontraba desposada con un carpintero llamado José. Un día un ángel enviado por Dios llamado Gabriel, visitó a María. Y entrando, le dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo». Ella se conturba por estas palabras, y se pone a pensar qué significaba aquel saludo. El ángel le dijo: «No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. » María respondió al ángel: «¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?». El ángel le respondió: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios.». Dijo María: «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra». Y el ángel dejándola se fue.

José se encuentra angustiado por incomprensible el embarazo de María; no quería “denunciarla públicamente”, pero decidió “romper su compromiso en secreto” Un ángel se le aparece en un sueño y en el que le dice: “No temas aceptar a María, tu mujer, porque lo engendrado en ella proviene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados” La respuesta de San José fue inmediata: “Cuando despertó del sueño, hizo lo que el ángel del Señor le había mandado”.

Los pastores velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. Y un ángel del Señor se presentó ante ellos, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y se llenaron de temor. Pero el ángel les dijo: “No temáis, porque he aquí os doy buenas nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un Salvador, que es Jesús el Señor. Y esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre”. Aconteció que, cuando el ángel se fue, los pastores se decían unos a otros: “Pasemos ahora mismo hasta Belén y veamos esto que ha sucedido, y que el Señor nos ha dado a conocer”.

Cuando se acercaba el momento del nacimiento, César Augusto ordenó un censo de los dominios romanos, y José llevó a María a Belén, la antigua ciudad de David, ya que él era de la casa de David. Y sucedió que, mientras ellos estaban allí, se le cumplieron los días del alumbramiento María da a luz a su hijo primogénito, lo envuelve en pañales y lo acuesta en un pesebre al no haber sitio en la posada. José porta al niño divino en sus brazos, como recuerdo al año litúrgico convocado por el Papa Francisco en honor a San José.

Tres magos de oriente siguen a una estrella que les guía a donde está el Salvador del Mundo y le llevan ricos presentes: oro como Rey, incienso como Dios y mirra como Hombre.

Un Ángel de Dios le apareció en sueños a José y le ordenó: “Levántate, toma contigo al niño y a su madre, y huye a Egipto; quédate allí hasta que te diga, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo” José no dudó en obedecer, sin cuestionar acerca de las dificultades que podía encontrar: “Se levantó, tomó de noche al niño y a su madre, y se fue a Egipto, donde estuvo hasta la muerte de Herodes” En Egipto, esperaron con confianza y paciencia el aviso prometido por el Ángel para regresar.

C/ Grande, 1   38670, Adeje
Horario: 8:00 - 15:00 h