Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer un correcto funcionamiento y una navegabilidad óptima.
Para más información, consulta nuestra política de cookies.
ACEPTAR TODAS LAS COOKIES
CONFIGURAR LAS COOKIES A UTILIZAR
Salud y calidad de vida  >  Patrimonio histórico-artístico  >  Patrimonio histórico-artístico  >  Blog  > Los antiguos lavaderos de Taucho, La Quinta y Fañabé

Los antiguos lavaderos de Taucho, La Quinta y Fañabé

23 NOVIEMBRE 2022

Han perdurado al paso del tiempo los lavaderos públicos de estos pagos de las medianías de Adeje y el de Fañabé, más contemporáneo que los dos anteriores.

Eran construcciones de piedra, que aprovechan las corrientes de agua para abastecerse, bien de una atarjea o de una fuente. Su función directa era ser una estructura donde ir a lavar la ropa, si bien también cumplían una importante función social como espacios de encuentro.

Los lavaderos estaban construidos de piedra y argamasa, lo que los hacía muy resistentes. Posteriormente se pasó a construirlos de cemento, como el caso de Fañabé. Algunos estaban al aire, otros se llegaron a techar. La piedra de lavar es una laja lisa inclinada que sirve para restregar la ropa en ella [1]

Ya a mediados del siglo XIX se acomete la construcción de lavaderos públicos en lugares donde existen corrientes permanentes de agua. Los lavaderos fueron desde el principio un importante elemento en la vida cotidiana, ya que por encima de todo ejercían una función social, no debemos olvidar que era el lugar donde las mujeres se reunían al menos un par de veces por semana, lo que quiere decir que podía ser un auténtico mentidero. Allí se transmitían todos los acontecimientos y noticias importantes del pueblo: bodas, noviazgos, embarazos, óbitos y toda clase de cotilleos, pero no nos engañemos, no era un lugar lúdico, todo lo contrario, formaba parte de la dura vida de nuestras abuelas.[2]

El lavadero de Taucho se encuentra ubicado en la zona conocida como el Pedregal, donde empieza la calle La Capellanía. Próximos a un estanque y un abrevadero. Consta de nueve pilas individuales, realizados en piedra y argamasa. Existe un testimonio histórico de este lugar. Fue la ilustre viajera Olivia Stone, una Lady victoriana que llegó a Canarias en 1885, escribió un libro sobre sus impresiones del viaje, titulado Tenerife y sus seis satélites. En su visita a Adeje, desde Guía de Isora, visitó las medianías. Describe Taucho como un grupo de casas, cerca de las cuales había un estanque donde algunas mujeres arrodilladas lavaban la ropa. Bebieron agua y encontraron sonrisas amables de mujeres y hombres.[3]

Este testimonio, nos da una idea de lo antiguo de estos lavaderos que se conservan en Taucho.

El lavadero de La Quinta, se encuentra próximo a la era, consta de dos pilas, más un abrevadero, y tenía un estanque de agua que lo surtía del líquido elemento. Realizado en piedra y argamasa.

Ambos elementos fueron rehabilitados por el Ayuntamiento de Adeje hace años, para la puesta en valor del patrimonio etnográfico de las medianías de Adeje.

Otro lavadero que ha perdurado al paso del tiempo es el de Fañabé. Realizado en cemento, ubicado en la ladera del Barranco del Agua, para el aprovechamiento de los recursos hídricos. Estuvo en uso hasta la aparición de las lavadoras mecánicas, ese avance tecnológico en las labores domésticas hizo que estas infraestructuras quedaran en desuso, aunque se han conservado como ejemplo de patrimonio etnográfico del municipio.

 

Juan Desiderio Afonso Ruiz

Licenciado en Historia del Arte.

_____________________________________

[1] https://www3.gobiernodecanarias.org/medusa/wiki/index.php?title=Lavaderos

[2] http://www.diariodeavisos.com/2012/04/los-lavaderos-publicos-en-la-isla-de-tenerife/

[3] Stone, Olivia: Tenerife y sus seis satélites. Cabildo de Gran Canaria, 1995.

C/ Grande, 1   38670, Adeje
Horario: 8:00 - 15:00 h