Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer un correcto funcionamiento y una navegabilidad óptima.
Para más información, consulta nuestra política de cookies.
ACEPTAR TODAS LAS COOKIES
CONFIGURAR LAS COOKIES A UTILIZAR
COVID-19. Casos activos en Adeje
(a 26 de noviembre de 2021, 14:44 horas)
78
78
Casos activos por COVID-19 en Adeje
Salud y calidad de vida  >  Patrimonio histórico-artístico  >  Patrimonio histórico-artístico  >  Blog  > Reseña histórica del barrio de Armeñime

Reseña histórica del barrio de Armeñime

23 JULIO 2020

El barrio de Armeñime es uno de los núcleos poblacionales de Adeje. Situado a 150 metros sobre el nivel del mar y a unos 4 kilómetros del casco de Adeje. Tiene unos 2.106 habitantes, según datos del padrón municipal. De esta entidad poblacional dependen los núcleos de Las Rosas y Las Cancelas [1].

El topónimo hace referencia a una leyenda guanche que recogió el historiador chasnero, Juan Bethencourt Alfonso, en su libro Historia del pueblo guanche, en el siglo XIX. El investigador nombra toda una dinastía anterior al Gran Tinerfe, tomada de la tradición oral, aunque él mismo reconoce que son más legendarias que reales. Armeñime era un noble guanche que, tras la muerte de su hermano, el soberano Chindia, dividió la isla entre Armeñime y su hijo Vinque, que murieron a la vez en la batalla. Los descendientes de Armeñime gobernaron y reinaron en Teno, Anaga y Güímar [2].

En el Archivo Histórico de la Casa Fuerte hemos encontrado algunas referencias a Armeñime. Varias escrituras de compras de estas tierras por parte del I Marqués, Juan Bautista de Ponte y Pagés, a varios propietarios como Gaspar González en 1657, a Andrés Rodríguez del Pino, vecino de El Tanque en 1662 y Domingo Rodrigo de Telde en 1670. Eran tierras destinadas al cultivo de cereales, como lo atestiguan las memorias de las cosechas de la era de Armeñime [3].

Nelson Díaz Frías, en su libro La historia de Adeje, hace referencia a este populoso núcleo adejero, a su nombre aborigen que en documentos del siglo XVII se cita como Arbellime y que los Pontes adquieren por compraventa numerosas propiedades en esta parte del municipio. En pleno siglo XIX, los marqueses de Adeje conservaban la propiedad de la tierra donde se levanta el barrio de Armeñime [4].

El desarrollo del núcleo poblacional no sería hasta la segunda mitad del siglo XX, cuando los propietarios de los terrenos vendiesen en parcelas las tierras de Armeñime, siendo esto el origen urbanístico del barrio.

Son interesantes los testimonios de los primeros vecinos que habitaron el lugar. En el libro Memoria Gráfica y testimonial de la emigración adejera, publicado por el Ayuntamiento en 2014, se recogen varios relatos de personas que fueron los primeros pobladores del barrio. Tal es el caso de Doña Carmen Urbano Martín que contó que vino de un año a Armeñime, la primera vecina fue mi madre Adela Martín García y mi padre Aquilino Urbano Rivero, con las cuatro hijas Francisca, María, Adela y yo que soy la más chica. Vivíamos en el Puertito, en la casa de la cuadra, eran jornaleros de Casa Fuerte. Después que se mudaron para aquí, estuvieron toda la vida en Armeñime. Sólo estaban nuestra casa, mis tías Dominga, María y Rosa Martín. Más arriba Doña Faustina y allá afuera doña Sofía. Aquí todos siempre trabajaron en el tomate y en la platanera [5].

Otro testimonio es el de Doña Concepción Alonso Viera, nacida en Fuerteventura, salió de la isla majorera el siete de julio de 1962, en un barco de alfalfa. Llegamos por la noche a Casa Fuerte y Don Sergio nos llevó para la presa y allí vivimos hasta que pudimos hacer esta casita y nos mudamos aquí. Yo trabajaba para Casa Fuerte, me mandaban a limpiar, separábamos las almendras, judías negras, muchas manzanas y mucha fruta cuando Casa Fuerte era Casa Fuerte. Vinieron muchos de Fuerteventura a trabajar y muchos se quedaron en sitios como la Penca Tinta o Fañabé [6].

Otro testimonio es el de Don Gabriel Hernández López, que vino del norte a trabajar en el tanque de la era vieja, aquello se hizo con pico, barreno y el escombro al hombro. La gente del sur siempre nos trató muy bien, nos apreciaron mucho [7].

También destacan los testimonios de Doña María Nieves Delgado García, que cuenta que nació en La Orotava y se vino para el sur con siete años. Primero estuvieron en Playa San Juan y luego vinieron para Armeñime. Mi padre empezó a trabajar para Don Juan Esquivel sembrando tomates, luego empezamos a trabajar para Casa Fuerte. Se ganaba poco dinero y trabajábamos demasiado y si faltábamos un día nos lo descontaban íbamos hasta malos [8].

También es importante el testimonio de Don Antonio Serafín López Ramírez, quien nos cuenta cómo su familia salió de Arguineguín en ruta la Puertito de Adeje, en un barco cargado de ovejas para la finca de Casa Fuerte. Salieron de Las Palmas el día de Santa Ana. Cuando llegaron mucha gente fue a recibirnos porque traíamos un ganado de ovejas [9].

La primera fiesta se celebro en 1973. Y esto fue posible gracias al deseo de los vecinos de este lugar. Por ese entonces, tanto Los Olivos como Fañabé tenían sus plazas y ermitas y el núcleo de La Hoya estaba terminando la construcción de la iglesia de La Milagrosa. Por tanto, los vecinos de Armeñime también deseaban hacer algo por su barrio. Así que solicitaron al párroco de aquel entonces, Don Elías, que les dejara una imagen para rezarle, darle una misa y hacer un baile en su honor. Este accedió y les dijo que cogieran una de las que se encontraban en la sacristía y ellos, por azar, escogieron la Virgen de la Candelaria. Para trasladarla hasta Armeñime fue necesario llevarla en un camión. Los vecinos y el párroco habían solicitado a los propietarios de la finca un salón de empaquetado para poder celebrar la misa y después el baile. Los dueños accedieron a prestarlo. Ese año se celebró la primera fiesta de Armeñime dedicada a la Virgen de Candelaria. Dado el éxito y el entusiasmo de los vecinos, muchos no querían que el salón se le devolviera a los dueños, para poder disfrutarlo ellos, así que acordaron que el párroco viniese todos los días a rezar el rosario, para así "intimidar" a los dueños del salón y que no lo tuvieran que devolver. Finalmente, los propietarios de la finca que eran Augusto Méndez de Lugo Salazar, Tomás Poggio Monteverde, Antonio y Juan de la Cruz y Francisco González de Chávez, procedentes de La Orotava, cedieron 1.200 metros, 400 para plaza y 800 para la iglesia [10].

El diecisiete de mayo de 1979, en sesión extraordinaria, el pleno del Ayuntamiento de Adeje aceptaba y agradecía esa donación de 400 metros para la construcción de una plaza pública. En el mismo pleno se acordó la adquisición de terrenos para la construcción de viviendas sociales [11].

Una vez que tenían el solar, fueron los vecinos, con sus donaciones y trabajo, los que fueron construyendo la iglesia y la plaza con mucho esfuerzo, que parecía que nunca acababa, hasta que gracias al Ayuntamiento de Adeje se pudo terminar la construcción de la Iglesia.

El 18 de diciembre de 1988 se bendecía, inauguraba y abría al culto el templo. El programa de actos de estos festejos fue patrocinado por el Ayuntamiento de Adeje y organizado por la Asociación de Vecinos ATALAYA y la Comisión Pro-Iglesia de Armeñime. Pasacalles de las mayorettes de Armeñime con su banda de cornetas y tambores o la escenificación de la aparición de la Virgen de Candelaria a los Guanches, eran algunos de los actos que se organizaron. Con las distinciones a Don Antonio Urbano Abreu, presidente de la comisión de la iglesia y a Don Andrés Vera Vera, primer presidente de la comisión de fiestas y concejal de Armeñime. El templo fue bendecido por el Obispo de la Diócesis D. Damián Iguacen Borau, siendo párroco Ismael Martín Rodríguez y Alcalde-Presidente, José Miguel Rodríguez Fraga, el 18 de diciembre de 1988.

Especial mención merecen Don Andrés Vera, o como lo llamaban cariñosamente en Armeñime, "Maestro Andrés", impulsor de las fiestas del barrio y el que fue presidente de la Comisión Pro-Iglesia de Armeñime. Don Antonio Urbano Abreu, a quien hemos podido entrevistar para esta reseña histórica, sus testimonios y anécdotas nos han servido para entender la historia de este núcleo poblacional de Adeje. Personas comprometidas con el desarrollo social de la comunidad a través de elementos que unifican. Además de estas dos personas que lideraron el proyecto, todos los vecinos de Armeñime colaboraron en la construcción de la plaza y de la iglesia.

En la actualidad, aquella ermita se ha convertido desde el año 2002 en la Parroquia de la resurrección del Señor. El barrio cuenta con plazas y espacios públicos, un campo de fútbol, un centro de educación infantil y primaria, así como de un centro de salud.

Las fiestas se celebran el último fin de semana de julio, en honor a la Virgen de Candelaria.

_______________________________________

[1] https://www.adeje.es/padron/por-barrios

[2] Bethencourt Alfonso, Juan. Historia del Pueblo Guanche.

[3] http://www.archivohistoricoadeje.es/index.php/buscar?search=arme%C3%B1ime&nivel1=0&option=com_cartas&view=buscar&Itemid=104

[4] Díaz Frías, Nelson. La Historia de Adeje, Ayuntamiento de Adeje y CCPC, 1997, p 119-117.

[5] Melo López, Roberto y Pérez Alayón Belén. Memoria gráfica y testimonial de la emigración adejera. Ayuntamiento de Adeje, 2014, p158-160.

[6] Ibídem, p162-163.

[7] Ibídem, p 164-165

[8] Ibídem, p 156-157

[9] Ibídem, p 152-153

[10] Información oral de entrevista realizada a Don Antonio Urbano, presidente comisión proermita.

[11] Actas de pleno, año 1979, Archivo Municipal Adeje.

C/ Grande, 1   38670, Adeje
Horario: 8:00 - 15:00 h