Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer un correcto funcionamiento y una navegabilidad óptima. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, consulta nuestra política de cookies
Salud y calidad de vida  >  Salud  >  Blog  > Día Mundial del Daño Cerebral Adquirido

Día Mundial del Daño Cerebral Adquirido

24 OCTUBRE 2019

El 26 de octubre se conmemora el Día Nacional del Daño Cerebral Adquirido (DCA). El Ayuntamiento de Adeje se suma a esta celebración para visibilizar y sensibilizar a la sociedad sobre esta afectación.  

Por tal motivo, desde el 25 al 27 de octubre, se iluminará de color azul (color que representa esta afectación) la Plaza de España de Adeje, como signo visible de apoyo a todas las personas con Daño Cerebral adquirido.

También, el Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Adeje, está estudiando la posibilidad de llevar, al Pleno de la Corporación Municipal, una Moción Institucional, presentada por la Asociación de Daño Cerebral Adquirido de Tenerife (ADACEA-TF), para instar, al Cabildo Insular de Tenerife y al Gobierno de Canarias, en el apoyo a las personas que sufren esta afectación, en la mejora de la atención, tratamiento y rehabilitación de este colectivo.

Entre las demandas del Movimiento Asociativo (ADACEA-TF) se encuentran:

• Que se desarrolle e impulse una Estrategia Autonómica de Atención al Daño Cerebral Adquirido que garantice la máxima calidad de vida posible para cada persona con Daño Cerebral Adquirido y que tenga como base la coordinación entre los ámbitos asistenciales sanitarios y sociales.

• Que se cree la categoría diagnóstica ‘Daño Cerebral Adquirido’ al alta del hospital de agudos. Esta categoría debe contribuir a fijar necesidades y criterios de atención para iniciar el proceso de rehabilitación funcional y garantizar así la continuidad asistencial.

• Que se elabore un censo de personas con DCA en Canarias para así analizar sus necesidades de atención y se dimensiones los recursos necesarios para garantizar su calidad de vida e inclusión social.

• Que en los planes de atención se contemplen las necesidades específicas de las personas en especial riesgo de exclusión, como son, las personas en estado de mínima conciencia, los menores con DCA y las personas con alteraciones graves de la conducta; así como de sus familias.

• Que se incluya a la familia como parte beneficiaria del proceso de atención, y no solo parte colaboradora, para que también reciba información, formación y apoyo psicológico que precisa durante todo el proceso de atención al DCA.

El Daño Cerebral Adquirido o DCA es la discapacidad originada por una lesión repentina en el cerebro. Se caracteriza por su aparición brusca y por el conjunto variado de secuelas que presenta según el área del cerebro lesionada y la gravedad del daño.

Estas secuelas provocan anomalías en la percepción, alteraciones físicas, cognitivas y emocionales, por lo que el DCA desencadena a la persona afectada dificultades para realizar actividades básicas de la vida diaria de forma independiente.

Las dos causas principales de Daño Cerebral Adquirido son:

Ictus: es una lesión que se produce por la interrupción del flujo sanguíneo en alguna zona del cerebro y puede recibir diferentes denominaciones en función de su cuadro clínico: accidente cerebrovascular, infarto cerebral, embolia o apoplejía, entre otras.

Traumatismos craneoencefálicos: afectación del cerebro causada por una fuerza externa que puede producir una disminución o disfunción del nivel de conciencia y que conlleva alteraciones cognitivas, físicas, conductuales y/o emocionales del individuo (según la definición de la National Head Injury Foundation).

Otras causas: anoxias, tumores e infecciones cerebrales.

Además, hay que saber que esta discapacidad no afecta tan sólo a la persona que ha sufrido el daño: la familia, sin estar preparada para ello, se convierte en cuidadora de una persona con necesidades de atención específicas. Afrontar este aspecto en el plano psicológico resulta muy duro, a lo que se une el escaso conocimiento social que hay sobre las consecuencias del DCA, debido a las propias características invisibles de las secuelas cognitivas, que dificultan identificar y comprender esta discapacidad.

De acuerdo con el informe realizado por la Federación Española de Daño Cerebral (FEDACE), en España viven 420.000 personas con Daño Cerebral Adquirido. En cuanto a Canarias, se registran unos 3.000 casos al año. El 78% de los casos tuvieron su origen en un ictus y el 22% restante en traumatismos craneoencefálicos y otras causas. Cada año se dan 104.701 nuevos casos de Daño Cerebral Adquirido: 99.284 por accidentes cerebrovasculares, 4.937 por TCEs y 481 por anoxias.

Fuente de la información: Asociación de Daño Cerebral Adquirido (ADCEA-TF) y Federación Española de Daño Cerebral (FEDACE).

C/ Grande, 1   38670, Adeje
Horario: 8:00 - 15:00 h