Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer un correcto funcionamiento y una navegabilidad óptima.
Para más información, consulta nuestra política de cookies.
ACEPTAR TODAS LAS COOKIES
CONFIGURAR LAS COOKIES A UTILIZAR
COVID-19. Casos activos en Adeje
(a 5 de mayo de 2021, 13:55 horas)
88
88
Casos activos por COVID-19 en Adeje

La Candelaria de Adeje

1 FEBRERO 2014

Facsímil de la primitiva imagen de la Virgen de Candelaria, desaparecida en el aluvión del 7 de noviembre de 1826. 

Escultura de bulto redondo, en madera tallada y policromada, de autor anónimo y copia el estilo gótico tardío de la pieza original. Esta ubicada en la hornacina central del retablo renacentista de la iglesia de Santa Úrsula en Adeje. Mide 96 cm más otros 24 cm de peana.

Presenta las características propias de la estatuaria gótica. La virgen aparece de pie, con mirada frontal, la pierna izquierda ligeramente adelantada dejando ver el zapato. La candela verde en la mano izquierda y en la diestra sostiene al niño desnudo que sujeta un pajarito negro. Especial mención merece el trabajo de la larga cabellera dorada ondulada para la virgen y pelo corto y rizado para el niño. Está vestida con túnica roja y detalles en dorados con flores azules, manto azul que tiene estrellas doradas en relieve, la saya esta sujeta por una especie de pasamanería que recorre la cintura, los puños , el cuello y los bordes del manto con unas inscripciones, que nunca han podido ser descifradas y ha dado lugar a numerosos estudios y publicaciones. 

Aparece en los inventarios parroquiales desde el siglo XVII, en 1684, cuando los Marqueses de Adeje, como Patronos de la Providencia de Nuestra Señora de La Candelaria, encargaron una talla, con la que el escultor trabajó teniendo a la vista la primitiva imagen.

Según Rodriguez Moure en un expediente del Archivo de la Secretaría de Cámara del Obispado de Tenerife, en 1827, el siguiente a la desaparición de la primitiva imagen, los religiosos dominicos del Santuario de Candelaria solicitaron en prestamo a Los Marqueses de Adeje la Virgen de Candelaria, que se veneraba en su parroquia para la celebración del 2 de febrero de ese año. A pesar de la solicitud, la imagen nunca salió y fue un cuadro que está en la basílica lo que se veneró durante los dos años que Fernando Estevez tardó en realizar la imagen actual que existe en Candelaria.

Las inscripciones que recorren la saya y el manto y que nunca han sido descifradas son las siguientes:

En el cuello: ETIEPESEPMERI
En la manga izquierda: LPVRINENIPEPNEIFANT
Sobre los pies: EAFMAPNINIPMEAREI
En el cinturón: NARMPRLMOTARE
En la mano derecha. OLMANRANFRYTAEBNPEMREVENNVINAPIMLIFINIPINIPLAN
En la mano izquierda: EVPMIRNAENVPMTEEPNMPIRVRVIVINRNAPVIMERIPIVNIANNTRHN
En la parte de atrás de la cola: NBIMEIANNEIPERFMIVIFVE

Esta imagen es una de las piezas religiosas de interés histórico y artístico más importantes de Adeje. Es la mejor copia que existe, en la actualidad, de la primitiva imagen que llegó por mar y se le apareció a los guanches en 1392 y que por mar se fue en aquel fatídico aluvión de 1826, donde además de la desaparición de la venerada imagen, perdieron la vida cerca de 200 personas.

Contenido relacionado

En 1659, Don Juan Bautista de Ponte, Primer Marqués de Adeje, fue nombrado Patrono General de la Orden de los Predicadores de Nuestra Señora de Candelaria, mandando a esculpir una copia facsímil de la primitiva imagen.  El retablo que alberga esta talla es el más antiguo de los tres que se conservan.

Con motivo del Día de la Patrona de Canarias, la Virgen de Candelaria, publicamos una fotografía de aquella peregrinación del año 1964 por todas las parroquias de la isla de Tenerife, decretada por, el entonces Obispo, Luis Franco Cascón bajo el lema: "Comenzamos el nuevo seminario", ya que las aportaciones económicas de los tinerfeños se destinarían a la construcción del nuevo seminario.

La primitiva ermita que bajo la advocación de Santa Úrsula existió en Adeje en la primera mitad del siglo XVI, en el mismo lugar donde hoy se levanta la actual Iglesia, fue una de las primeras construcciones religiosas del Sur de Tenerife, posiblemente erigida en los años siguientes a la conquista de la isla en 1496.   La primera referencia documental que sobre esta primitiva ermita se encuentra en el testamento de María de Lugo, del año 1530, en el que la esta manifiesta su voluntad de donar media dobla de oro a la ermita existente en Adeje.

C/ Grande, 1   38670, Adeje
Horario: 8:00 - 15:00 h